Uno de nuestros nuevos colaboradores, Tomassi, nos envía sus impresiones / Test que ha realizado a su recién adquirido Acer Aspire Timeline 1410 de 11.6″.

Las características son las siguientes:

  • Intel 743 Celeron ULV (1,3 Ghz, 1MB L2, FSB 800 Mhz)
  • 2 GB DDR3
  • 320 GB HDD
  • Pantalla de 11,6 HD Led LCD 1366×768 píxeles
  • Intel GMA 45000M hasta 796mb
  • Wi-Fi b/g/N
  • Lector de tarjetas 5 en 1 (SD, MS, MS Pro, MMC y XD)
  • 3 Puertos USB, 1 LAN, 1 VGA, 1 SPDIF, 1 Line-Out y 1 HDMI
  • Batería de 6 celdas 44whm
  • Color blanco

PVP 399 euros

Lleva Windows 7 Home Premium, y la experiencia de usuario de Windows 7 le da un 3,0 de nota global.

En cuanto lo sacas de su embalaje lo primero que llama la atención es lo fino que resulta este equipo, lo poco que pesa y lo bien que luce el color del blanco combinado con la parte rematada con símil aluminio cepillado que Acer ha elegido para la parte del touchpad y donde reposarán las muñecas. Sus dimensiones lo hacen sumamente manejable, su peso de 1,4 kg resulta ligero y comparable a muchos de los netbooks de 10 pulgadas que conocemos. Está claro que es un equipo agradable de ver y de llevar, es elegante a la vez que práctico y confirma la impresión que tenemos muchos al pensar que las 11,6 pulgadas deberían ser un estandard en cuanto a las dimensiones ideales para los netbooks. La parte externa de la pantalla está rematada en acabado Glossy, que a pesar de ser blanco, hace que se noten las huellas que producimos al abrirlo y cerrarlo. El touchpad es multigestual, lo que nos brinda la posibilidad de realizar ciertas acciones combinando dos dedos. Esto es algo habitual en los últimos portátiles de la gama Acer Timeline y también en otras marcas. En la caja encontraremos la documentación típica que acompaña a los portátiles Acer, la batería de 6 celdas, un cargador de tamaño reducido y por supuesto el equipo. No hay rastro de un cd con drivers o de recuperación y tampoco de una funda para el equipo.

El equipo viene con una serie de conexiones que también se harán estandard con el paso de los meses, es decir, 3 puertos USB (dos en el lado derecho y uno en el izquierdo), una salida VGA, puerto para LAN, salida de audio normal y otra para auriculares (incluyendo una SPDIF en la misma toma), el cierre kensington y la tan demandada últimamente salida HDMI. Este puerto facilita el uso del portátil con monitores o televisores que dispongan de esta conexión y también con proyectores. Usando dicho puerto lograremos resolución Full HD a la hora de mostrar imágenes o vídeos. También cuenta con lector de tarjetas 5 en 1, además el adaptador WLAN incluido soporta WiFi B, G y N.

Después de una semana utilizándolo puedo decir que el rendimiento en Windows 7 es más que bueno, por ejemplo, el procesador puede perfectamente con Internet Explorer 8 con tres pestañas al mismo tiempo, Windows Live Messenger, Word y Excel y un vídeo en 720p todo ello funcionando a la vez. Una de las dudas que puede plantear este equipo es el procesador y su rendimiento, puesto que se asocia la palabra Celeron a bajo rendimiento, pero debemos recordar que este equipo monta uno de los procesadores ULV de nueva hornada. De hecho es una revisión del Celeron ULV 723 que Intel puso en el mercado el año pasado. Comparado con los Atom de la serie N (270 y 280) el rendimiento según los datos de la propia Intel es de entre 1.7 y 2.1 veces mejor.

A todo ello debemos añadir que el chipset que acompaña a este Celeron es bastante más eficiente que el viejo chipset que monta el Atom con gráfia GMA 950. Con lo cual el Celeron se ayuda de su mayor potencia junto con la eficiencia de su chipset y su gráfica integrada de mayor capacidad para poder realizar las tareas más comunes sin mayores problemas. Contar con una GMA 4500 (de mucho mejor rendimiento que una GMA 950) ayuda a descargar al procesador de tareas que en los netbooks no sería posible, no obstante debemos recordar que usar este portátil para jugar a títulos como Call of Duty 4 es una tarea para la que no fue pensado, por lo que su rendimiento será muy bajo haciéndolo casi injugable.

Analizando sus características y su rendimiento, además de su manejabilidad y sus dimensiones hacen que este Acer Aspire Timeline 1410 resulte una buena opción para los que buscan un netbook un poco más potente que los típicos de 10″ equipados con Atom N270 y N280. De hecho hasta ahora solo contábamos con la limitación de los Atom Z520, única opción permitida con pantalla de 11,6 pulgadas.

El precio de venta recomendado me parece muy bueno, ya que se equipara a los netbooks convencionales de gama alta, como por ejemplo el Sony Vaio W11 (399 €), o el Toshiba NB205 (379 €), ofreciendo por el mismo precio un mejor rendimiento además de una pantalla con casi dos pulgadas adicionales sin que eso suponga un aumento de peso.

En esta semana he podido realizar varias pruebas para valorar su autonomía. En el folleto que acompaña este equipo se prometen hasta 5 horas con la batería de 6 celdas y 44 Whm que viene incluida. Veremos qué hay de cierto en esta afirmación.

Como máxima autonomía debo decir que con esta batería se pueden lograr como máximo 7 horas y 50 minutos, es decir, casi 8 horas. Eso sí siempre y cuando seamos selectivos a la hora de usar el 1410 y hayamos configurado varios aspectos que facilitan  el ahorro de energía en el Windows 7 Home Premium. Por ejemplo, con el WiFi activado, usando Internet Explorer 8, Windows Live Messenger y Windows Live Mail, con el brillo a un 40% la batería nos dará una autonomía de 4 a 5 horas como máximo. Si ponemos el interruptor del WiFi en la posición OFF y nos dedicamos únicamente a tareas de ofimática este portátil nos dará lo mejor de sí mismo aguantando casi 7 horas sin tener que conectarlo para recargar su batería.

Si hacemos uso de sus capacidades multimedia, es decir, escuchar música, ver fotos y algún vídeo en 720p sin usar WiFi alcanzaría las 5 horas de autonomía. En un uso mixto, es decir, navegando y revisando el correo cuando lo necesitemos, apagando el interruptor del Wifi cuando no lo usemos y combinando tareas multimedia con las de ofimática lograremos las 6 horas de autonomía sin ningún esfuerzo. Para lograr las casi 8 horas que citaba al inicio hay que contar con varios aspectos, como limitar el procesador a un 50% de su rendimiento, configurar el apagado de la pantalla  a los 2 o 3 minutos cuando no se usa y poner el brillo del panel LCD a un 30%. Con esa configuración, aunque dejemos la red WiFi activada y tengamos abierto el Windows Live Messenger, el Mail y una ventana de Internet Explorer con una cuenta de GMAIL activa y usando el equipo de vez en cuando, podremos conseguir que hasta dentro de 8 horas no tengamos que volver a conectarlo a la red eléctrica.

Bajo mi punto de vista la solvencia que demuestra a la hora de desarrollar las tareas antes descritas, y dado que la batería queda perfectamente integrada en el chasis sin sobresalir, me parece una autonomía más que notable. Lograr las estratosféricas 8 horas en uso real (el que antes he definido como mixto) que consigue por ejemplo su hermano mayor Acer Timeline 3810T solo estaría al alcance del 1410 cuando la batería fuese de 56 Whm y no de 44 Whm que es la que se incluye en el pack de venta. Supongo que incluir esa batería de 56 Whm no le hubiera supuesto un aumento demasiado grande a Acer en el coste del equipo, y quizá sea uno de los detalles negativos que se le pueden achacar. En cualquier caso insisto en que esta batería es más que suficiente para casi todo tipo de usuarios.

Pasemos a analizar otros temas importantes además del rendimiento y la autonomía, como por el ejemplo el teclado y la pantalla. El teclado tiene detalles positivos y otros no tanto. Lo primero que llama la atención es lo grandes que resultan las teclas, mucho más que lo que habitualmente se ve en un portátil de estas dimensiones y es muy sencillo acostumbrarse a escribir en él a la velocidad que lo harías en otros portátiles de tamaño más convencional. Es realmente agradable ver que cada tecla tiene un tamaño incluso más grande que el de un teclado externo, aunque eso sí, hay menos separación. Sin duda todo un acierto.

Lo más negativo del mismo es que en la parte central peca de endeble y cede un poco hacia el centro. Parece que la sensación de calidad que transmite el equipo no es tan clara en este punto como en otros aspectos. De todos modos creo que este tipo de apreciación es algo valorable subjetivamente, porque para nada da la sensación de que pueda suponer un deterioro a largo plazo del mismo. Lo que sí es cierto es que esto puede transmitirnos cierta debilidad estructural del teclado y quizá esto pueda echar para atrás a algunos compradores.

El panel LCD elegido para la ocasión no tiene nada que destacar en cuanto a lo positivo y a lo negativo. Cumple con su cometido con un brillo adecuado y un contraste bastante bueno, pero sin duda está lejos de los mejores LCD que he podido ver en un portátil (por ejemplo el que montan los Macbook o los paneles de los Sony Vaio). Por la información que he podido conseguir se trata del mismo panel que Acer usa en el Aspire One 751h. En condiciones de luz natural se ve medianamente bien, aunque podría ser mejor. Pocos portátiles me han convencido en ese aspecto.

Los acabados del portátil son en general notables, con pequeños puntos flacos que quizá carezcan de importancia para muchos posibles compradores, pero que pueden hacer dudar a los más exigentes. El movimiento de apertura de la pantalla transmite solidez y no da sensación de que con el tiempo pueda resentirse más allá que cualquier otro portátil.

La batería de 6 celdas apenas sobresale como se puede apreciar en las fotos. El truco para que no tengamos un molesto saliente en la parte trasera es que Acer ha optado por desplazar el teclado hacia la parte frontal del portátil, pegándolo al touchpad y desplazando a éste hacia el borde del equipo. Esto provoca uno de los pequeños “peros” que tiene este ordenador y es que los botones del touchpad quedan tan en el borde que a veces sin querer los pulsas con las muñecas. No obstante creo que será cosa de acostumbrarse. Hablando del Touchpad he de comentar que sus capacidades multigesto no funcionan tan bien como desearíamos, las comparaciones en este caso con el touchpad que integra Apple en sus portátiles no dejarían en buen lugar al Acer 1410. Cuesta acostumbrarse al tacto necesario para hacer el desplazamiendo vertical y horizontal (con dos dedos en un sentido u otro), lo mismo que para girar una imagen, pero no pasa lo mismo si lo que queremos es usar el zoom moviendo dos dedos de esquina a esquina o viceversa, puesto que este gesto si lo interpreta bastante acertadamente. Es agradable ver como este gesto de zoom también está habilitado para usar con Internet Explorer, facilitando la vista de las webs con un tamaño de fuente demasiado pequeño.

En cuanto al calor generado la verdad es que aquí hemos de felicitar a Acer por el trabajo a la hora de estudiar y dar solución a un tema clave en un portátil. Tiene el sistema de refrigeración ideado para los Timeline, es decir, en lugar de expulsar el calor por la parte de abajo lo hace por los laterales, incluyendo unas pequeñas salidas situadas en el frontal. Con las opciones de energía configuradas para que el procesador funcione al 50% se ha pasado varias noches encendido sin notar que su temperatura aumente en ningún momento. Sin limitar el procesador y haciendo uso del equipo a pleno rendimiento se comienza a calentar sobre todo en la zona central, que es donde va montado el procesador, pero aún así, para que os hagáis una idea de lo bien refrigerado que está, la temperatura que alcanza es bastante inferior a otro portátil Toshiba U200 de 12,1 pulgadas que también uso de forma habitual. Lo mismo pasa si lo comparamos por ejemplo con un Asus Eee 1000H que he usado durante varios meses y que registraba una temperatura bastante más notable.

En la web de Acer España todavía no aparece este modelo. Toda la información relativa al mismo se puede ver en la página de Acer en USA, pero cuesta encontrar datos que concuerden con esta versión. Da la sensación que a España ha llegado una configuración intermedia. Inicialmente Acer comunicó que vendería el 1410 en dos variantes, la primera contaría con el Celeron 743, y la segunda es la que llevaría el Celeron de 2 núcleos que Intel ha denominado como SU2300. En teoría el precio de venta al público sería de 399 € para el modelo con el Celeron 743 y de 449 € para el SU2300.

Pero rebuscando en la red descubro que las características pensadas para vender este 1410 en esos 399 € son bien distintas a las del equipo analizado. Según los datos que teníamos por parte de Acer este portátil debiera haber acompañado su Celeron 743 con 160 GB de HDD y 1 GB de RAM, siendo su pantalla de 11,6 y su procesador las únicas diferencias que lo alejarían de los netbooks con Atom. Quedarían relegados los 2 GB de RAM y los 320 GB de HDD para el SU2300 de doble núcleo. Pero por algún motivo que desconocemos a España ha llegado una especie de fusión de los dos. Así que es bastante posible que en poco tiempo podamos adquirir el 1410 con el Celeron 743 por 399 €, su versión con SU2300 (misma RAM y mismo HDD) por 449 €, y ya si queremos un procesador Core Solo tendríamos que ir a por el 1810 con un SU4100, 3 GB de RAM y 250 GB HDD por los 499 € a los que ya se comercializa desde algunas semanas.

Hagamos un pequeño resumen de los puntos a destacar y a mejorar:

A destacar:

  • Relación calidad/precio/prestaciones muy ajustada.
  • Acabado de calidad notable y color elegante.
  • Autonomía e integración de la batería en el chasis.
  • Ligero de transportar (1,4 kg), muy fino y de fácil manejo por sus dimensiones.
  • Windows 7 corre de maravilla con esta configuración.
  • Tamaño del teclado y tamaño de cada tecla.
  • Muy buena recepción de la señal WiFi

A mejorar:

  • Funcionamiento impreciso de los movimientos multigesto del touchpad
  • Botones del touchpad muy cercanos al borde del portátil, lo que provoca que se pulsen de forma involuntaria en ocasiones.
  • Teclado endeble en su parte central.
  • El panel LCD usado es suficiente, pero no destaca ni por brillo ni por contraste.
  • Se podría haber incluído una batería de 56 Whr ocupando el mismo espacio, lo que hubiera aumentado la autonomía.
  • Parte superior del portátil (reverso de la pantalla) estilo glossy, muy proclive a ensuciarse con facilidad.

Mi valoración de este portátil es de 7 sobre 10. Es un interesante punto de partida para lo que se debe considerar como configuración base en un netbook de 11,6 pulgadas, pero su precio lo hace sumamente atractivo como alternativa a otros netbooks con configuraciones más habituales y menos potentes.

Para comprarlo, está disponible en nuestros patrocinadores a un precio de 399€

4 Respuestas a “Análisis / Test Acer Aspire Timeline 1410. Intel CULV y 11.6″.”
  1. Rob dice:

    Muy buen análisis ;) A ver si mas lectores se animan a colaborar y nos envían análisis de sus equipos :P

  2. [...] Acer Aspire Timeline 1410 (12″, Celeron M 743, Intel 4500MHD): Netbook Spain, Laptop Magazine (Celeron SU2300, 80%) [...]

  3. [...] Acer Aspire Timeline 1410 (12″, Celeron M 743, Intel 4500MHD): Netbook Spain, Laptop Magazine (Celeron SU2300, 80%) [...]

  4. [...] Acer Aspire Timeline 1410 (12″, Celeron M 743, Intel 4500MHD): Netbook Spain, Laptop Magazine (Celeron SU2300, 80%) [...]

  5.  
Deja una Respuesta

Twitter Users
Enter your personal information in the form or sign in with your Twitter account by clicking the button below.